¿Cultura?... ¡Bah!

Estamos en la cresta de la ola. O eso dicen por lo menos, en un alarde de poder informativo, las grandes cadenas televisivas nacionales.
Lo vendemos a los cuatro vientos. Y es que ahora mismo somos el summum de la modernidad y la cultura.
Vendemos a precio de oro a los ilustres personajes hollywoodienses que nos visitan (no sé si cobran o no, pero me parece a mí que hoy nadie da nada por nada), y nos tocan el clarinete e inauguran salas y centros culturales. Me refiero al Centro Cultural Internacional (o algo así) Oscar Niemeyer. Y todo esto, está muy bien. Y el Ayuntamiento de Avilés, implicado hasta las cejas. Y venga conciertos, charlas, debates y multiculturalidad a punta pala.
Hasta esto todo muy bien, pero aquí también tenemos nuestros muertos en el armario. Porque un ayuntamiento que ha sido capaz de mover todo esto en pro de la cultura y del futuro progreso de la ciudad, no haya sido capaz de ejecutar el proyecto del albergue municipal de animales, tiene narices. El Niemeyer, se ha ejecutado en un plazo de más o menos tres años; con una inversión cercana a los ¡¡44!! millones de euros, pero nuestro ayuntamiento no ha sido capaz de dar solución a un proyecto mucho más humilde (dónde vamos a parar), que ya tenía una partida de dinero destinada a tal fin. Y así estamos, sin albergue desde hace 15 años. Y los diferentes gobiernos municipales (ha cambiado de color unas cuantas veces) se han  hecho los locos y han destinado parte de nuestros impuestos a pagar a una empresa privada disfrazada de protectora para que se ocuparan de los "animales abandonados" del concejo, al que se fueron uniendo el resto de concejos limítrofes. Total, que dicen las malas lenguas, que se llevaba un pastizal de todos estos concejos, y la vox populi sabe que allí entraron muchos animalinos pero muy pocos salían.
Por eso, cuando, a día de hoy leo en la prensa que Anadel exige urgentemente la construcción del albergue municipal ya que se termina el contrato de la citada empresa y ésta cesa en su actividad, se te caen los palos del sombrajo.
O sea, Avilés está en la cresta de la ola pretendiendo a toda costa ser bastión de la cultura..., y yo pienso: ¿cultura?... ¡Bah!. Cultura no es solo esto, señores. Cultura, es: respeto, respeto y más respeto. Cultura es: educación, educación y más educación. Sólo así podremos presumir de algo que ahora mismo no somos.
Porque cultura tambiés es ser solidarios con esas vidas que tan poco importan.

8 comentarios:

Jose bulnes dijo...

Bravo, me ha gustado mucho éste post, éstos fartones solo quieren meter para el bolso, no sueltan un duro para algo que no les beneficie personalmente ni a tiros.

Saludos.

Efi (la gata naturalista) dijo...

Qué razón tenéis !
Intentaron que fuera un éxito, para lo cual regalaron invitaciones a diestro y siniestro, para el concierto de Woody, a nosotros nos llegaraon del trabajo,
Pero fuimos de manifestacíon a Gijón, era más interesante la propuesta, y había muchos galgos!
Saluudos!

Dark dijo...

Ay amigos si es que nosotros importamos bien poco a los humanos que gobiernan...viste más para el pueblo la visita del friki del clarinete (eso me dice mami que lo ponga así,que no lo aguanta...)que no ejecutar ese proyecto para animales abandonados, que al fin y alcabo no nos va a dar ninguna alegría ni mucho menos publicidad...Estos humanos son la ostia,reconsagrada me permito añadir arf arf.
Como sigue vuestra mami de la pata mala/mala pata?.Lametones pareja,ronroneos,besos y gugús.

covilandia dijo...

El otro dia pusieron en el telediario imágenes creadas por ordenador de una nave que terrícola que va a aterrizar en Marte y era asombroso el invento. El ser humano se jacta de su desarrollo tecnológico, de sus inventos... bla bla bla, pero lo que tenemos que desarrollar es la sensibilidad hacia el mundo animal y toda la naturaleza y hasta que no aprenda a vivir en armonía con el entorno y respetarlo no dejaremos de ser unos pequeños y mezquinos cafres, zoquetes y ridículos enanitos de corbata. (Vaya rollo solté) esque tu artículo me insipiró pila! me gustó mucho tu exposición.
Un abrazo.

Manoleritina dijo...

Qué cierto. A quién importa un albergue para salvar animales??? Solo a esos frikis animalistas que están locos perdidos... No habrá cosas más importantes, como pegarnos viajes gratis a La Florida, recibir con fiestas a todo el que llega (comilona incluida)
Lo del albergue es para los hippies y los vagos.
Así nos va...
Manolertina.
Mila.

Laura dijo...

Hola!
Gracias por encontrar mi blog, veo que también eres admiradora de mi querido Tato, qué cosa más rica... Me encanta conocer gente a la que le gusten los galgos, porque además de tener la casa llena de jabones también tengo una galga: Pívodi, un cielete precioso, puedes ver alguna foto de ella en mi otro blog: http://untoquedeazahar.blogspot.com
Seguimos en contacto. Muchos besos

Laura dijo...

Hola otra vez,
Pues yo tengo a Nana (mi labradora, mi osito) y a Pívodi (mi galguita), así conocí a Piedad, porque la pobre Pivi tiene todos los traumas conocidos y sin conocer, muy parecido a Tato, se niega a salir a la calle, me cuesta muchísimo sacarla, solo quiere salir cuando no hay nadie. Lleva conmigo ya casi cinco años, y los progresos van muy poquito a poco, a pesar de la medicación, los psicólogos, etc, etc, que lo que no haya hecho ya es porque no existe. Aún así, para mi Pivi es mi bebé y la adoro. Por eso en muchos post de mi blog ves solo a Nana. Pero mañana nos vamos a la playa y allí a ver qué tal le va. Seguro que algún numerito me monta. Pero la quiero más que a nada, es muy especial para mí. Los galgos tienen algo que no tienen los demás perros y eso solo lo sabemos los que tenemos galgos.
Muchos besos y seguimos en contacto.

Efi (la gata naturalista) dijo...

¿Qué tal esa mala pata?
Saluudos!

Publicar un comentario

Seguidores