Navidad..., otra Navidad más...

Hoy, de nuevo, voy a ser yo la voz que hable por ellos. Iru y Martina, me ceden las palabras gustosamente. Pues otro año más, desde este blog piquiñín -pero grande en corazón-, y dadas las fiestas que son, hacemos el mismo llamamiento de otras veces: si llegadas estas fiestas, decides que quieres tener un animal, no lo compres nunca. De esta manera tan sencilla, si todos arrimamos el hombro, conseguiremos algún día terminar con esa lacra terrible que es el tráfico de animales y las granjas de cachorros; ese sitio terrible donde se crían indiscriminadamente cientos, miles de animales inocentes en unas condiciones infames y precarias. 
Y si pasado ese punto, decides seguir adelante y aceptar la responsabilidad de compartir tu vida con un ser vivo, que va a ocupar gran parte de tu tiempo, que va a generar unos gastos importantes en alimentación, atenciones y servicios veterinarios..., entonces, acércate al refugio, asociación protectora o perrera que quede más cerca de tu casa y permítete ser un héroe para un animal. Salva su vida y la recompensa será enorme. 
La crisis, esta crisis de la que desde las altas esferas nos han convencido de que es por nuestra culpa, porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, ahora también la empiezan a pagar muy cara los animales de compañían. ¿Tienen ellos la culpa? Indudablemente no, pero, la están pagando con una virulencia inusitada y se abandonan a cientos. Esto, arrastra víctimas colaterales, y provoca que las protectoras estén hasta arriba, que no puedan rescatar más animales, y que por todo esto, no pueden desarrollar su gran labor por falta de medios, ya que se encuentran en su mayoría desbordadas.  Se abandona más, y se adopta menos; por lo tanto, la saturación es enorme. 
Si uno de estos seres tiene la suerte de caer en manos de una asociación protectora -por muy humilde que ésta sea- se partirá los cuernos por sacarlo adelante y buscarle una familia definitiva. Pero, ¡ay del pobre que caiga en una perrera! Sus posibilidades se van a ver reducidas drásticamente. Y casi, con toda probabilidad, en una o dos semanas, pagará con su vida el error de un ser humano. Si de verdad estás convencido, no te eches atrás; si quieres un perro de raza, los hay a montones abandonados en los refugios. No por ser de raza se libran de la desgracia, ya que se compran pagando sustanciosas cantidades de dinero y luego se abandonan sin siquiera mirar atrás. 
Y si quieres ser un héroes con mayúsculas (para mí lo serías), dale la oportunidad de vivir a un mestizo o a un perro de caza: no te arrepentirás. Galgos, podencos, setters, bretones, pointers... esperan una segunda oportunidad. Se paga muy caro nacer perro de caza en España. Lo dicho, no te arrepentirás, y te devolverá multiplicado por mil el amor que le des. Se convertirá en tu sombra y te premiará con una fidelidad que ni tú mismo te creerás. Si después de todo, sigues interesado en implicarte en esta aventura, en la que vas a compartirlo todo con un ser vivo, por favor, NO COMPRES NUNCA. 

Adopta, adopta, adopta y verás lo que es amor.

Adoptando estarás concediéndole a otro ser caído en desgracia el derecho a ocupar ese hueco y optar a la oportunidad de encontrar una familia para siempre. Candidatos para ocuparlo, desgraciadamente, hay muchos. Ah, y nunca regales un ser vivo. Como he leído estos días por ahí, "ninguno se merece estar en la lista de la compra". Y yo añado: "ni en una carta a los Reyes Magos como si fuera un juguete". 
Gracias por estar ahí y leernos. Aprovecho para desearos a todos una muy Feliz Navidad, de parte de todos nosotros.
Alberto, Juana, Claudia y Berto.
Y por supuesto, también de parte de mis dos amores peludos, Iru y Martina, dos adoptados felices.


Rhin y Enzo, ex-perros de caza



Esta preciosa foto, está cedida gentilmente para embellecer este blog por S.O.S Setter  y sus dos protagonistas son ENZO -el Papá Nöel seriote- y RHIN -el renito dulce-, dos ex-perros de CAZA, que gracias a la constancia, al trabajo de S.O.S Setter y a la solidaridad de otros seres humanos, han reconvertido sus vidas en perros de CASA. Gracias, S.O.S Setter, sois un ejemplo a seguir.  
Desde nuestro corazón, os deseamos un muy feliz 2013, para todos, cargado de esperanza, solidaridad y soluciones (que hacen falta muchas).

3 comentarios:

Alberto el de las Galgas dijo...

¡Cuanta razón y sensatez se encuentra en lo aquí escrito! Y emoción también.

Es lamentablemente dramático, que se estén abandonando más criaturas que nunca y a la vez, se adopten menos. No entiendo que por lo de la crisis se deshaga la gente de su perro. Si no lo hacen con un hijo... Claro que, pera muchísima gente, un perro es algo de lo que se puede prescindir y no le quieren tanto como para no dejarle en una cuneta o gasolinera. Yo, si me viera en la calle y muerto de hambre, lo estaría con mis galgas; no me separarían de ellas ni con agua hirviendo. Pero estamos hablando de amor o de indiferencia y crueldad; son cosas muy opuestas.

Precioso post. Muchas gracias.

Besos.

Gema dijo...

Ojalá cale este mensaje ;)
Por cierto, guapísimos esos ex-perros de caza reconvertidos en perros de casa!!

Carlitos el ocupa dijo...

Hola muy buenas!! ¿qué tal la navidad? ¿y el año?

Creo que os acordaréis de que teníamos una vecina galguita, muy miedosa en cuanto la sacaban de casa. Sigue muy miedosa, pero hay una buena noticia y es que tiene una hermana desde hace unos meses. Ya tenemos dos vecinas galguitas y un familiar hace unos meses, ha adoptado otra.

Con mucho retraso vengo a veros, pero ojalá que vuestros deseos, tan hermosos, se cumplan.
Adios, hasta otra!

Publicar un comentario

Seguidores